Psoriasis / Salud / Pacientes

¿Por qué si no te pertenezco estás en mi?

Arco iris pacientes psoriasis

La relación del paciente de psoriasis con la enfermedad es una relación amor-odio.

La psoriasis es una enfermedad no contagiosa crónica que actualmente no tiene cura, así que desde que aparece, vamos a vivir toda nuestra vida juntos. Tratamos de aceptarla, manejarla, hay quien trata de quererla y está orgulloso de ella. No es mi caso, desde luego. A la vez, queremos deshacernos de la psoriasis, pero no podemos, por mucho que lo intentemos, como un amor del que no puedes librarte aunque sabes que te está hundiendo: cuanto más lo rechazas, más te duele.

¿Quién ocupa tu primer pensamiento al despertarte y el último antes de dormir?

Cada mañana te despiertas y tu primer pensamiento lo ocupa la enfermedad. Es normal, nada más amanecer te encuentras con la realidad de la cama manchada de escamas, de sangre o de ambas. El picor, las grietas y el engrosamiento de las placas crecidas a traición durante tus horas de descanso te dan un golpe de realidad incluso antes de abrir los ojos.placas psoriasis

Al acostarte, tu último pensamiento también va a tu psoriasis. Las zonas de apoyo de tu piel con placas en la cama arden. Mientras rememoras tu día y planificas el siguiente vas repasando tu piel, pasando lista del estado de las placas, rascando con pasión las más rebeldes, calmando y aumentando a la vez el picor infinito en un bucle insaciable.

¿Por qué si no te pertenezco estás en mi?

Otras veces, cuando la psoriasis no es tan grave, despiertas y durante un tiempo, ella no está ahí. Eres libre, no le perteneces. Por un momento, respiras. Es raro, te sientes diferente, algo te falta, pero a la vez sientes un gran alivio.

Un poco más tarde, en algún momento, desafortunadamente te la vas a encontrar, no te preocupes, que ella sabe que se puede ser infiel pero no desleal, y siempre acaba volviendo a formar parte de tu vida. En la ducha, cuando tengas que hidratarte o tratarte la piel; a la hora de maquillarte, cuando veas tus placas o las marcas pigmentadas o despigmentadas de tu cara o al calzarte, cuando veas tus dedos para siempre retorcidos; cuando vuelva el frío, la primavera, el otoño…¿quién sabe? Seguramente volverá, puede que tarde pero anda por ahí rondando como un amante adicto a tu cuerpo.

¿Por qué si no habitamos multitudes me dejas solo?

Cuando más evidente es tu psoriasis es cuando estás en público. La psoriasis es muy coqueta y le encanta mostrarse en todo su esplendor justo cuando más expuesto a los demás estás: si vas a la piscina, ese día las placas parecen multiplicarse; si te bañas en el mar, al salir estás hecho un cromo por el efecto del agua salada y el sol; si trasnochas, hay que pagar un alto precio; si tienes una cita importante, los nervios y el estrés harán probablemente que tu psoriasis decida reclamar su sitio.

¿Por qué si no te pertenezco pienso en ti?

Si la dejas, la psoriasis puede ocupar todo tu espacio. Puede hacer que te vuelvas pequeñito y no se te vea. Puede hacer que tú mismo creas que no eres nadie, que eres un psoriásico, una enfermedad con patas. Puede hacer que tu vida gire en torno a ella, puede conseguir que aunque deseas por encima de todo que desaparezca, temer a la vez que se vaya. ¿Qué sería de mi?. Hace tanto que somos uno que ya no sé muy bien quién soy sin ella.

Sin embargo, merece la pena arriesgarse, siempre. Sería maravilloso comprobar si somos capaces de vivir sin la enfermedad después de tantos años conviviendo con ella, después de habernos convertido en quienes somos por su influencia y posesión. Hay momentos en la vida en que la mejor opción es soltar lastre y seguir adelante, sin miedo.

Ya, sé que no es fácil. Qué me vais a contar a mí.

No perdamos la esperanza y sigamos luchando juntos por vivir ese feliz día en que ella, como ese amor perdido, solo pueda arder en nuestra memoria.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Artículos relacionados

  • Me han gustado mucho las reflexiones que haces. Porque aunque tenga otras enfermedades yo también me he preguntado qué pasaría si mañana de repente estuviera sana con todo el espacio que ahora ocupa en mi vida. Creo que al principio estaría como tonta, como esos primeros días de vacaciones que tienes la sensación rara de cosas pendientes aunque tengas todo el tiempo para ti; pero luego empiezas a ser consciente, a disfrutar y aprovecharlo. Creo que sería algo así. No sé, que nos pongan a prueba 😉

Top