Psoriasis / Salud / Pacientes

Nueve pasos

Nueve pasos

Aquel día nada presagió la catástrofe. Ella se acercó tímidamente a él, se sentó a una distancia prudencial y en un segundo, todo sucedió. Su voz firme y feliz, fue un dardo al corazón. Clavó su verde mirada en la negra piel que asomaba por debajo de su falda y la vida llegó de repente, sin aviso.

A su alrededor giraban charlas, música, risas, se cerraban negocios y se abrían oportunidades. Una pareja rompía entre las lágrimas apenas contenidas de ella y la determinación de él. – No hay vuelta atrás – susurraba, tratando de consolarla torpemente.

Se encontraron en ese instante y el cataclismo derrumbó los miedos y las soledades.

El tiempo no les permitió tocarse pero el sol se eclipsó, los relojes se pararon y las tontas golondrinas dejaron de planear sobre los edificios.

Una sima se abrió bajo ellos y cayeron sin resistencia: para qué frenar cuando no hay nada que perder salvo la cordura. No hay felicidad que supere la de los locos.

En ese momento llegó el calor de diciembre, el asfalto ardió de noche y todo fue azul. Los espejos ya no reflejaban sino imágenes desencajadas. Nadie volvió a dormir, no es necesario cuando pasas el día soñando con volverla a ver.

Un instante después, apenas un aliento, ella se fue. Salió del local dando nueve pasos, segura de que nunca volvería al lugar donde fue feliz.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Artículos relacionados

Top