Psoriasis / Salud / Pacientes

La psoriasis oculta

Celia en el Mediterráneo

     No, yo no tengo psoriasis, tengo unas manchitas aquí en los codos que a veces se ponen más rojas y pican. Bueno, a veces me salen también en las cejas y las orejas cuando tengo mucho estrés. Y en otros sitios también, pero no les hago mucho caso.

     Esto que yo tengo no es una enfermedad. Yo no soy un enfermo. Esto es una cosa de la piel que va y viene pero no tiene importancia, hay enfermedades mucho peores, por lo menos esto no me va a matar.

     Mi padre tiene algunas ronchas en la cabeza y a los lados de la nariz del roce de las gafas. Se pone un poco de crema y se le quita. También le duelen mucho los huesos, se le inflaman los dedos hasta ponerse como salchichas y no puede moverse por las mañanas. Pero eso debe ser la edad, no tiene nada que ver con la piel.

     Mis amigos no saben que tengo psoriasis. Es un tema del que no hablo, para mí no tiene importancia. Cuando empeora mi cuero cabelludo y llevo la ropa llena de placas piensan que tengo caspa y me sacuden los hombros. Yo evito la ropa negra y me ducho siempre en casa evitando el vestuario del gimnasio para que no me hagan preguntas.

     Hay épocas en que los pliegues de mi piel se ponen rojos, calientes y se forma como una grasita blanca. Pica y escuece, a veces se agrietan y sangran y al moverme duelen muchísimo. Me pongo un poco de talco o papel secante y así aguanto. Si tengo la piel sensible, ¿qué le voy a hacer?.

     Es verdad que me siento muy cansada cada día y las plantas de los pies y los dedos entumecidos. Es cierto que cuando estoy mucho tiempo sentada tengo grandes dolores de espalda y no puedo moverme rápidamente. Tampoco puedo dormir mucho tiempo seguido porque el dolor me despierta. Pero nunca se lo he contado a mi dermatóloga. Porqué iba a hacerlo, ella solo trata la piel.

   Yo no tengo calor en verano, es que me constipo fácilmente con los aires acondicionados y por eso siempre voy en manga larga. No voy a la playa porque la arena no me gusta pero no me daría vergüenza que me mirara todo el mundo.

    Me encanta el teletrabajo. Trabajar solo desde casa, sin agobios, es genial, no tiene nada que ver con las placas que tengo por todo el cuerpo. No tendría ningún problema en contarle a mis compañeros que tengo psoriasis. Quizá sí se lo ocultaría a mi jefe, no sea que piense que esto me hace menos válido para trabajar. Pero vamos, la psoriasis no influye en mi carrera profesional.

La psoriasis es una enfermedad inmunológica mediada por linfocitos T que afecta al 2% de la población[i].

Existen 8 tipos básicos o formas clínicas de psoriasis: en placas, en gota, inversa, eritrodérmica, pustulosa, en el cuero cabelludo, ungueal y artritis psoriásica.

Pero los pacientes deberíamos empezar a hablar abiertamente de la psoriasis oculta como un nuevo tipo de psoriasis. Aquella que no se cuenta ni se muestra a nadie y que  llevamos estoicamente como una losa sobre nuestras almas. Es la que permanece en nuestro interior impidiéndonos vivir una vida plena.

¿Hablamos?

[i] Sociedad Española de Reumatología. Guía de práctica clínica sobre el manejo de los pacientes con Espondiloartritis. Psoriasis: bit.ly/1gNycv8

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Artículos relacionados

Top